Madre_e_hija_juntas

Mis proyectos sólo los puedo cambiar yo

Madre_e_hija_juntas
“¿Para qué hacerlo simple cuando lo podemos hacer complicado?”
Laura González
México

Mi historia comienza hace algunos ayeres, casi 10 años. 

Terminé mi carrera en Ingeniería Industrial, en México, y por proyectos con la universidad vine a Francia por algunos meses. En este viaje conocí a quien fuera mi esposo durante algunos años. Tiempo después de ese primer viaje a Francia y con propuesta de matrimonio, decidí cambiar mi proyecto profesional. Cambié mi proyecto de emprendimiento por un proyecto personal para construir mi familia. 

Fue una decisión difícil y fácil a la vez. Hice maleta con mis nuevos sueños, nuevos miedos, unos cuantos planes A, B y C, por si algo no salía bien y como buena mexicana cargué con el mole, maseca, tortillero y mi chocolate abuelita. Llegar a Francia para vivir fue otra cosa, pensé que sería más sencillo, pero ¿Para qué hacerlo simple cuando podemos hacerlo complicado? Tuve que buscar cursos de francés, buscar cómo validar mis estudios y definir un nuevo proyecto profesional. Decidí retomar mis estudios de Ingeniería, normalmente solo 2 años que terminaron siendo 4, y sí, hubo algunos tropezones en el camino.

Durante ese tiempo en el que comenzaba a construir mi proyecto profesional un pequeño llegó a la familia. Mis estudios estuvieron a punto de quedarse a medias, era la primera alumna casada y embarazada que tenían, así que tuve que buscar una solución, ¡Seguir! No había más, porque parar no era opción. Yo no podía cambiar mi objetivo, ya que estaba completamente segura de lo que quería. Mi último año de estudios fue el más caótico. La escuela era difícil; seguir el ritmo con un bebé en casa y sin apoyo de la pareja lo hacía ver como algo interminable.

Mi pareja ya no era pareja, yo empezaba a despertar y darme cuenta de que durante años, él me había aislado, me había hecho sentir que no valía y que no era capaz. Mi sueño de formar una familia cambió completamente. El riesgo de que una relación no funcione siempre está, en mi caso no funcionó. No tenía nada, sin diploma ni ingresos, decidí salir de una relación tóxica, de un hombre que me recordaba todos los días de que no sería capaz, sin embargo con mucho valor y convicción, decidí continuar con mis sueños. 

Tomé nuevamente mi maleta y un nene hermoso y decidí modificar mi vida. Tuve la dicha de contar con muy buenos amigos y una red de apoyo que en cuanto decidí hablar y pedir ayuda estuvieron ahí. Ahora tengo un diploma, porque sí, lo logré. Terminé siendo mamá soltera y actualmente tengo un trabajo estable, mi vida se va transformando cada día y lo que siempre recuerdo es que mis sueños y mis proyectos solo YO los puedo cambiar.

Los comentarios están cerrados.